Desarrollo Personal

¡Sana a tus padres! por Ysa SaizPardo

¿Cómo es o ha sido la relación con tu madre y con tu padre? ¿Tienes algún reproche, rencor, daño guardado que no hayas sacado?

¿Sabías que todos nosotros tenemos algún rencor, crítica, dolor y/o queja hacia nuestros padres? ¿Sabías que si no sanas a tus padres tu vida no fluye?

Y ahora sí, después de haber indagado en estás preguntas…dime ¿Cómo es o ha sido la relación con tu madre y con tu padre? ¿Tienes algún reproche, rencor, daño guardado que no hayas sacado?

En mis terapias a menudo me encuentro a muchas personas con problemas físicos y emocionales que el origen se encuentra en la no aceptación de su madre, de su padre o de ambos. Cada día me reafirmo más, en que la mayoría (por no decir todas) de las cosas que nos pasan en nuestra vida son porque no hemos sanado a papá y/o a mamá, y esto hace que nuestras vidas no fluyan como deben de hacerlo.

Es importante recordar que el ser humano aprende por modelaje, y los primeros modelos que tenemos son nuestros padres.

UNA MADRE en los primeros años de vida lo es todo: es el punto vital de la supervivencia, nuestro alimento, nuestra protección y nuestro hogar donde nos sentimos refugiados. La energía de una madre (energía femenina que va hacia dentro) nos genera el cariño, la serenidad, la ternura y el amor incondicional. Para las mujeres es el referente femenino y para los hombres el modelo de mujer para sus futuras relaciones de pareja.

“Sanar la relación con nuestra madre es volver a conectarnos con la vida “.

EL PADRE es la primera figura masculina que nos encontramos al nacer. Para los hijos varones será su referente masculino, y para las niñas será el prototipo de hombre para elegir o no elegir a una pareja. Por todo esto, un padre es muy importante en la vida de todas las mujeres. La energía del padre (energía masculina que va a hacia fuera) genera fuerza, confianza, manejo de límites, poder personal… y es un punto clave, pues determina cómo tener una relación de amor con un hombre.

“No hay mejor homenaje a la memoria del padre que imitar noblemente sus virtudes”.

En muchos casos no somos conscientes de que hay algo “contra mamá o contra papá” y que ese algo nos está bloqueando en algún área de nuestra vida, y no nos deja evolucionar y avanzar.

Por ejemplo, la madre está relacionada con el fluir de la vida, con la alegría de vivir, con la forma de vida, etc. Por lo tanto, si hay algo que en tu vida no fluye deberás de indagar en la relación que estás teniendo o has tenido con tu madre, buscar ese resentimiento, o juicio que hace que no avances. Por otro lado, el padre está relacionado con la acción de ir hacia delante, es decir con el tema laboral, con el área de la vida que nos hace crecer e ir hacia fuera. Si tu relación con papá no está sanada probablemente tengas problemas con el dinero, con que no ganes lo suficiente, con que no te llegue a fin de mes, con que no sepas en que se te va y que con que no te guste tu trabajo o no lo encuentres.

“Si no aprendo a tomar de mis padres no podré darle a los demás y a la vida”.

Como ves, es más que importante sanar la relación con los padres, porque es la forma de sanar nuestro vínculo con la vida, con la esencia y con nosotros mismos. Para el hijo, los padres representan simbólicamente la vida. Si estamos en paz con ellos, estamos en paz con la vida; cuando los tomamos a ellos, podemos tomar la vida en todas sus dimensiones.

Debemos de aceptar, entender, honrar, y sobre todo sanar a nuestros padres porque nos guste o no, son parte de nosotros y sin ellos no estarías en este momento leyendo este artículo porque ellos son los que te dieron la vida. Sanarlos es un proceso liberador, que con el sólo acto de poner la intención en el perdón comenzamos a soltar.

Solo desde la aceptación se puede tomar de ellos y coger la fuerza de los pilares más importantes de la vida para proyectarse con seguridad hacia adelante. Tus padres te dieron la vida y a su manera te aman.

Miremos a nuestros padres con amor y gratitud, sin juzgarlos, entonces nuestro pasado dejará de pensarnos tantos, y pasará a ser la fuerza que te impulsa hacia adelante.

Y ahora te pregunto ¿Te has parado a pensar en que tu madre y tu padre también fueron niños con padres? Te hago esta pregunta para que te des cuenta de que tus padres también aprendieron a su vez por medio de sus padres y que esos “errores” que han podido cometer contigo, también fueron cometidos con ellos y así sucesivamente.

Así que después de leer este artículo no te puedes quedar indiferente y debes de sanar la relación con ambos para que tu vida fluya como el agua.

Compartir

Deja tu opinión

Recurso 9@2x-80e Excelente
21
Recurso 7@2x-80e Muy buena
10
Recurso 10@2x-80e Buena
3
Recurso 11@2x-80e Regular
0
Recurso 8@2x-80e Mala
0

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar